Leyenda de las gatas Tricolor 🔮⁠

Cuenta la leyenda que durante los años 1100 en los monasterios de los monjes tibetanos había desunión y todos sentían un profundo malestar por no poder vivir en armonía.⁠

Los monjes principales del Templo más importante del norte del Tíbet comenzaron un ayuno en busca de iluminación y sabiduría.⁠
Al día siguiente, apareció en la puerta del monasterio una gata Tricolor que tenía un bello manto coloreado de manchas negras, blancas y marrones. Acababa de parir a tres hembras, tricolores igual que ella. Los monjes consideraron que esto era una señal, las dejaron entrar y cuidaron.⁠

Durante varios días la única conversación era sobre la Gata Tricolor: la belleza de su manto, los adorables cuidados que le prodigaba a sus hijitas y la dulzura y agradecimiento que le demostraba a los monjes por las atenciones.⁠

Los monjes se reunieron nuevamente para interpretar el hecho que durante esos días no se había suscitado peleas ni discusiones, todo lo contrario, fueron días de armonía y calma.⁠
El más joven de los monjes interpretó esta señal :⁠
"La clave está en sus tres colores: si nos amalgamamos, al igual que los tres bellos colores de esta gata lograremos la paz, la armonía y la sabiduría".⁠

Así, los monjes decidieron que siempre tuvieran una Gata Tricolor en cada templo. Lo que no dice la leyenda es que las Gatas Tricolor mantienen desde hace siglos todo su misticismo, su elegancia y delicadeza.⁠

Las Gatas tricolor otorgan los dones de paz, unión y armonía a los hogares que las adoptan como lo hicieron con los monjes tibetanos.